Voz y Opinión Ciudadana

Completá los datos para participar
de una sesión del Concejo Deliberante.

Noticias



PARANA, 18/05/2017

Adaptación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en los municipios

El "Manual de adaptación local de los Objetivos de Desarrollo Sostenible" se encuentra disponible para su visualización y descarga en www.odsargentina.gob.ar/ProvinciasMunicipios DESCARGAR FOTO

En el marco de los materiales y actividades que el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales viene desarrollando para facilitar que los gobiernos locales participen de manera activa en la Agenda 2030, se lanzó el "Manual de adaptación local de los Objetivos de Desarrollo Sostenible".

El documento tiene como objetivo central brindar lineamientos y sugerencias metodológicas para la incorporación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como herramienta de gestión y planificación en el nivel municipal.

A lo largo del manual se abordan temáticas para el fortalecimiento de las capacidades de gestión, las competencias jurisdiccionales y el análisis de las situaciones de contexto como aspectos claves para la formulación y seguimiento de metas para el alcance de los ODS a nivel local.

Además, aporta contenidos teóricos para la aplicación en el contexto local de temas relacionados a políticas públicas, planificación local, sistemas de información, objetivos, metas, indicadores, transversalidad y enfoque de derechos en las políticas púbicas, entre otros.

El documento está destinado principalmente a funcionarios municipales y equipos profesionales a cargo de la coordinación y ejecución de proyectos que trabajan en temas sectoriales y/o en planificación; presenta cinco módulos con gran bagaje de temas que van desde los antecedentes de la Agenda 2030 y su adaptación al territorio nacional, hasta herramientas y acciones para la planificación y aplicación local.

-Antecedentes de la Agenda 2030-

En la Asamblea General del 25 de septiembre de 2015 los Estados miembros de la Naciones Unidas aprobaron la Agenda 2030 en la que reconocen que en la actualidad el mayor desafío mundial es la erradicación de la pobreza, afirman que sin lograrla no puede haber desarrollo sostenible alguno y proponen un plan de acción a favor de las personas y el planeta mediante el fortalecimiento de la paz universal y el acceso a la justicia.

La nueva Agenda plantea 17 Objetivos con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas económica, social y ambiental.

Esta iniciativa regirá los programas de desarrollo mundiales durante los próximos 15 años.

Al adoptarla, los Estados se comprometieron a movilizar los medios necesarios para su implementación mediante alianzas centradas especialmente en las necesidades de los más pobres y vulnerables.

-Objetivos-

Este manual tiene como objetivo central brindar lineamientos y sugerencias metodológicas para la incorporación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como herramienta de gestión y planificación en el nivel municipal.

En este sentido, intenta focalizarse en cuestiones tales como el fortalecimiento de las capacidades de gestión, las competencias jurisdiccionales y el análisis de las situaciones de contexto como aspectos claves para la formulación y seguimiento de metas para el alcance de los ODS a nivel local.

Sus destinatarios son los funcionarios municipales y los equipos profesionales a cargo de la coordinación y ejecución de los proyectos que trabajan en temas sectoriales y/o en planificación.

-Metas-

Los temas implicados y las metas definidas apuntan a erradicar el hambre y lograr la seguridad alimentaria; garantizar una vida sana y una educación de calidad; lograr la igualdad de género; asegurar el acceso al agua y la energía sustentable; promover el crecimiento económico sostenido; adoptar medidas urgentes contra el cambio climático; promover la paz; facilitar el acceso a la justicia y fortalecer una alianza mundial para el desarrollo sostenible.

-Planificación-

El documento puntualiza que la planificación es una práctica que debe ser recuperada por el Estado en todos sus niveles, porque el desafío consiste en construir y consolidar sociedades más justas y equitativas con inclusión social, para lo cual hay que colocar el desarrollo humano en el centro de todas las decisiones de política.

-Rol de los municipios-

Los municipios argentinos poseen un alto potencial para generar intervenciones de política con un impacto directo sobre la calidad de vida de la ciudadanía y es por ello que para alcanzar las metas propuestas para 2030 resulta imprescindible la participación activa de los mismos para su logro.

-Agenda-

La nueva agenda trata aspectos cruciales en materia de educación, vivienda, seguridad alimentaria, provisión de servicios básicos, desarrollo urbano, protección social y gestión del riesgo de eventos catastróficos.

Incorpora la noción de bienes de interés colectivo, así como la protección de los océanos, la atmósfera y la biodiversidad.

Se apunta a que la humanidad viva en armonía con la naturaleza y se protejan todas las especies de seres vivos.

Hay Objetivos específicos sobre industrialización inclusiva, ciudades inclusivas, modalidades de consumo y sobre la construcción de sociedades pacíficas.

-Los territorios urbanos (las ciudades)-

Es necesario señalar que el proceso de globalización –iniciado a fines de los 1970 y 80- ha implicado el reposicionamiento del rol de los gobiernos locales como actores estratégicos del desarrollo sostenible, aunque en estrecha relación con las oportunidades y/o restricciones que presentan los países a nivel macro.

-Objetivos de desarrollo sostenible, competencias concurrentes y contribución de los gobiernos locales-

Compete a los gobiernos nacional, provincial y municipal, específicamente a estos últimos, llevar adelante acciones que contribuyan a los objetivos de desarrollo sostenible:

-Implementación de programas sociales de promoción de derechos.

-Implementación de estrategia o plan integral social.

-Servicios sanitarios y de saneamiento de agua potable.

-Acciones y programas de empleo y de desarrollo productivo local

-Acciones de promoción de la seguridad alimentaria (huertas comunitarias u otros)

-Emprendimientos de autoconsumo familiar y comunitario

-Promoción y asistencia de ferias y mercados comunitarios barriales

-Campañas de sensibilización contra la violencia y la desigualdad de género

-Asistencia a las víctimas de violencia y abuso

-Promoción de la equidad y la paridad de salarios y de tareas en el municipio

-Incorporación equitativa de mujeres en el gobierno municipal y en cargos electivos (cuotas o cupos en el poder legislativo local).

-Programas de capacitación del personal municipal.

-Planes y programas de urbanismo estratégicos para mitigar y prevenir el crecimiento desordenado de las ciudades

-Promoción del acceso a servicios básicos y vivienda para los habitantes

-Planificación y control de transporte público para asegurar la accesibilidad y conectividad

-Urbanización y desarrollo de espacios verdes

-Gestión sostenible de los residuos sólidos, con énfasis en la reutilización y el reciclaje

-Programas de prevención y promoción del patrimonio cultural local tangible e intangible

-Programas de protección de las comunidades vulnerables de los efectos de los desastres naturales

Compete a los niveles nacional y provincial, el financiamiento de la infraestructura de accesos a servicios, hábitat y vivienda, así como las que requieren para el desarrollo urbano sostenible.

El municipio tiene competencias en la planificación y gestión de estos recursos, a partir de la realización de un diagnóstico preciso de las situaciones barriales.

La gestión de residuos es una competencia municipal, al igual que la gestión urbana de espacios verdes y espacios de uso público, caminos rurales y pavimento, así como la seguridad e higiene urbana.

-Principios de participación, rendición de cuentas y de responsabilidad-

El principio de igualdad y no discriminación puede vincularse con los criterios con los que deben distribuirse los presupuestos y las inversiones públicas en tanto que la discriminación en el acceso a derechos puede provenir, por ejemplo, de la disparidad entre localidades o barrios dentro del municipio.

Una acción proactiva para avanzar sobre las inequidades puede ser la creación de áreas de Derechos Humanos o de Género en la estructura orgánica de la municipalidad a través de las cuales se promocionan derechos y se transversalizan políticas al resto de las áreas municipales o la instauración de Defensorías del Pueblo (órgano encargado de la realización de investigaciones e informes sobre actos de vulneración de derechos por parte del estado y empresas privadas y de la realización de recomendaciones respecto de deberes legales incumplidos).

El principio de participación es clave en las estrategias y políticas de desarrollo como un método para identificar necesidades y prioridades a nivel local o comunitario.

La incorporación de organizaciones y miembros de la comunidad local en comisiones de discusión del presupuesto participativo o en mesas de gestión local para potenciar la elaboración de propuestas de tipo sectorial: empleo, ambiente, etc.

El principio de rendición de cuentas y de responsabilidad implica la existencia de mecanismos de exigibilidad, que contribuyen a reforzar los espacios de fiscalización y control de las políticas, los servicios públicos y las acciones de los gobiernos, así como de los demás actores sociales involucrados en las estrategias de desarrollo.

La creación de áreas de transparencia institucional en donde se garantiza a los vecinos el acceso a la información oficial (normativas, el estado de las actuaciones y/o expedientes, el nivel de ejecución presupuestaria, etc.) puede facilitar que los mismos cuenten con un mecanismo para exigir el mejor cumplimiento de las acciones.

-La planificación: herramienta de gestión-

Hoy no quedan dudas que la planificación es una práctica que debe ser recuperada por el estado en todos sus niveles, porque el desafío consiste en construir y consolidar sociedades más justas y equitativas, con inclusión social, para lo cual hay que colocar el desarrollo sostenible (económico, social y ambiental) en el centro de todas las decisiones de políticas.

El paradigma de planificación que imperó a partir de la segunda guerra mundial y hasta aproximadamente la década de los 70 se caracterizaba por una centralización de las actividades de planificación en manos del aparato estatal, básicamente en el nivel nacional o federal, con baja participación de los gobiernos locales y de la sociedad civil en cualesquiera de sus niveles y expresiones y se basaba fundamentalmente en la asignación de los recursos públicos teniendo un sustrato de base presupuestaria, más que integrar una estrategia de desarrollo.

En la actualidad, podemos entender a la planificación como una actividad esencialmente política con componentes técnicos en la que participan actores públicos y privados con distintas lógicas y racionalidades que deciden incidir de manera voluntaria e intencional en el proceso de desarrollo.

Resulta fundamental conocer el contexto en el que se pretende intervenir, así como también, disponer de ciertos recursos, metodologías e instrumentos y mecanismos de concertación de intereses.

Buscador de noticias

Informe Gestión 2016

Novedades


Archivo Digital

Consulta del Archivo Digital

Consulta Sesiones

Consulta de Sesiones

Recopilación Normas

Consulta de Recopilación de Normas

Sesión EN VIVO

VIDEOTECA


Seguinos en las redes sociales



Enlaces Directos

Digesto

WebMail